NOTICIAS

Josefina Pastén: “Se me hacen cortos los días viviendo en el campo”

13 marzo, 2018

La vida campestre siempre ha sido dura y sacrificada. Por esta razón, comúnmente es vista con una actividad netamente masculina. Sin embargo, existen mujeres que, día a día, luchan contra los prejuicios y se hacen fuertes en el mundo rural.

Josefina Pastén Carmona tiene 70 años y vive en el sector de La Penosa, junto a su hija Ludy, quien le ayuda actualmente en las tareas de su hogar. También recibe apoyo de su hijo y hermano, quienes la visitan a diario para dedicarse a la ordeña de su ganado caprino. Pastén lleva 26 años trabajando en el campo, dedicada, principalmente, a la venta de quesos de cabra y explica  lo difícil que es vivir en el mundo rural: “me levanto a las cinco de la madrugada y estoy trabajando hasta las nueve, diez, diez y media de la noche. En la mañana, les saco la leche a las cabras junto con mi hija, para hacer los quesos. Luego, veo los animales, los pollos, riego, hago el almuerzo, lavo. Todo a mano. Después, pasadas las dos de la tarde, alimento a los animales, les tengo su alfalfa a esa hora, puesto que ellos saben a qué hora les toca su comida”.

Finalmente, a pesar de sentir que la vida rural es un estilo de dificultoso para seguir, enfatiza que no lo cambiaría por nada en el mundo: “Es muy sacrificado. No hay descanso, hay que tenerles agua a los animales. Uno no puede ir a Andacollo, se me hacen cortos los días. Yo estoy acostumbrada es mi vida, pero para la juventud no es vida. A ellos no les gusta, pero yo estoy acostumbrada.  Me gusta mi vida acá. Es tranquilo, pero hay que trabajar mucho”.

COMPARTE EN TUS REDES:
Ver archivo