NOTICIAS

Erick Martínez una voz dedicada al canto Mariano

30 marzo, 2017

Hablar de Erick Martínez Torres es asociarlo a sus solemnes cantos a la Virgen del Rosario o al desparecido coro de niños de la Escuela N°1. Pero este andacollino ha vivido toda su vida ligado a la música y al canto.

Desde pequeño Erick destacó por su voz, su padre le inculcó la afición por la música mexicana, gusto que aún se mantiene, recuerda que en esa época cantaba a veces en el local de “El Chilo”, fue ahí donde un día al pasar por la calle lo escuchó el Padre Alfonso Marcos, y lo llevó al coro de la Escuela N°1 para comenzar a educar su voz, al principio el sacerdote se enojaba que cantará tan al estilo mariachi.

Luego ya convertido en un joven, inició su etapa como músico percusionista en el grupo “Scorpions” donde tocó batería por 18 años. Junto a sus primos formó este grupo que amenizaba en vivo los bailes y veladas de la década del setenta, recuerda que eran unos de los mejores conjuntos de esa época, ya que tanto los músicos como los instrumentos eran de gran calidad. Logrando interpretar muy bien todos los estilos musicales desde The Beatles hasta las cuecas y cumbias.

Recuerda con especial cariño la etapa en que cantaron por más de cinco años en la época de verano en las playas de Tongoy y Guanaqueros. Se presentaban en el restaurante “Guanaquito”, pero también colaboraban con las Veladas y Festivales que se realizaban en ambos balnearios, de ahí que forjara grandes amistades con los pescadores y veraneantes que llegaban de Sotaquí, Río Hurtado y Ovalle con sus carpas a pasar los fines de semana.

Justamente un fin de semana después de cantar regresó a Andacollo para despedirse de María Virginia, quien se convertiría en su esposa y madre de sus cuatro hijos, ya que ella viajaba al sur con sus abuelos; Erick sufrió un accidente, el auto quedó destruido y él salió ileso fue ahí que sintió el llamado de Dios para cantar a la Virgen María.

Es así como con este milagro creció su profunda fe por la “Chinita” a través de ella agradece a Dios, nos señala que “Voy a misa diaria, por el cariño que le tengo a la Virgen de Andacollo, porque es mi puente para llegar a él que me dio una gran mujer, hijos y trece nietos”. Con el transcurso de los años su voz pasó a ser característica de las celebraciones parroquiales andacollinas, esta última faceta de intérprete religioso le ha dado muchas satisfacciones pues ha grabado casete y CD, ha cantado en matrimonios de Antofagasta, Arica, Cabildo, solo por nombrar algunas ciudades; también ha solemnizado algunas bendiciones de colegios, siendo para él una de las mejores experiencias cantar en el Templo Votivo de Maipú.

COMPARTE EN TUS REDES:
Ver archivo